¿Dónde has entrado?

Acabas de entrar a un extraño mundo, donde el discernimiento humano escribe con una extraña pluma. Mi teclado es rodeado por mi locura en un extraño halo que no puedo alcanzar a definir y cuando se mezcla con algunos profundos sentimientos... da este blog como resultado.

domingo, 2 de septiembre de 2007

Silencio


Silencio. No se sabe nada de él. Nadie lo conoce porque nunca habla, nunca se queja... Mudo por dentro y por fuera, mudo por no querer hablar. Pero a veces nos abraza, con cariño, desatando un número indescriptible de sentimientos, sensaciones cuya variedad roza el infinito y que alcanzan desde el más profundo odio, hasta el más profundo amor.

Misterio, mucho misterio rodea al silencio. A la parte de él que reside en mí, pero también a todas aquellas otras partes de él que residen en los demás. A veces amigo, aliado contra muchas absurdas palabras con alas, que aunque después se las lleva el viento, quedan impresas en los oídos con una indeleble tinta traicionera. Otras veces desconocido, enemigo por su ineficacia para comunicarse, comunicarme, aquello que lleva, que llevo, dentro. En otras ocasiones enviado por la soledad, su eterna amante, para tenerla contenta o por el amor, para que las palabras no sigan fastidiándole en su empeño.

Pero yo he oido alguna vez que otra, su sutil susurro, el leve expresarse del silencio, a través del aire, en movimiento, de forma suave, a través de un pausado viento. Es como un silbido, triste, muy triste, porque el silencio ansía compañía, compañía que le hable. Pero, al igual que él no se comunica con nadie, nadie lo hace con él.

9 comentarios:

desconocida dijo...

No sé como lo haces...pero le pones palabras a mis sentimientos.

Gracias

Mehreen dijo...

Es posible que las cosas más bonitas se digan en silencio.. las palabras disfrazan lo que uno quiere decir, y no siempre aciertan con el disfraz. Siempre he preferido "escuchar" una mirada.

Me gusta tu blog, gracias por tu visita que me ha permitido conocerte. Volveré, porque es un blog para leer con calma, con tiempo para pensar.
Saludos!

eme dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
eme dijo...

una vez más, un texto que tiene que ver con gran parte de mi realidad.

respecto a lo de mi blogger, creo que uno no se puede mentir más a sí mismo que escudándose en que lo que no ve, no lo siente. yo prefiero verlo directamente porque creo que cuando mis ojos no ven, mi corazón siente tres mil cosas más, incertidumbre, dudas, que hasta que no veo (y aunque vea algo que no quiera ver y me joda darme cuenta de lo que haya) no se van de mi cabeza.

:)

Meret dijo...

El silencio...
Ese que guarda nuestros secretos, nuestros misterios.
A veces queremos gritar lo que sentimos...
y como resultado...nuestros silencios enmudecen aún más...
A veces el silencio es una forma de expresar lo inexpresable.

En silencio te digo...
Siempre buenos tus textos.

Besos, Fran.

METIS dijo...

el silencio no es mudo, a mi me dice muchas cosas en voz alta. lo malo es saber callarlo.

saludos

Trini dijo...

...Y el nos paga con la misma moneda...silencio por silencio.

Yo también lo he oído algunas veces y me gusta su etéreo cantar.

Un abrazo y gracias por tu visita

-aLBa- dijo...

el silencio, a veces, puede ser complice... y hablar muy fuerte.

Clarice Baricco dijo...

El silencio nos ayuda a escuchar y contemplar.
Me gusta el silencio.
Y tus letras hablan calladamente.

Abrazos