¿Dónde has entrado?

Acabas de entrar a un extraño mundo, donde el discernimiento humano escribe con una extraña pluma. Mi teclado es rodeado por mi locura en un extraño halo que no puedo alcanzar a definir y cuando se mezcla con algunos profundos sentimientos... da este blog como resultado.

martes, 9 de octubre de 2007

Harto del camino


Nada es tan fácil. Después de subir la cuesta toca bajarla. Qué difícil función matemática es la vida. Con esos puntos máximos y mínimos y también con tantos puntos de inflexión que configuran una montaña rusa de cuesta cada vez más empinada. A veces es tan complicado subir esos terraplenes inmensos cuando ves a tanta gente importante tan lejos, cuando ves tantas cosas cambiadas con respecto a lo que dejé hace unos meses, cuando te cercioras de que un lugar no es el tuyo y sin embargo hay que aguantar porque el lugar al que quieres ir no sabes como sería con la monotonía de los días...

Necesito ya un halo de apoyo, un cambio que me sea brindado por la cuarta dimensión temporal. Pero aquí lo más seguro es que no sea así porque las cuatro dimensiones se condicionan entre sí mismas y por ende me condicionan a mí.

A veces uno sueña con volar, con dar uno y mil cambios radicales... Pero las funciones a trozos no gustan a nadie.

Estoy harto del aire que respiro, de la lejanía, del ignoro, de la ignorancia, el agobio, de los estudios, del dinero, de mí mismo... pero sé que quizá sólo sea la fase A de alguna nueva fase de la vida. Pero las fases es mejor pasarlas en compañía y si es algo de lo que estoy harto de verdad es de la soledad y del camino en sí aunque ambas cosas me encanten a la vez, pero hay determinadas medicinas que hay que tomar en su justa medida.

6 comentarios:

Darilea dijo...

Todo pasa y llegará el momento en que se vistan de azahar tus pensamientos mientras tanto no dejes de mirar el cielo.
Besitos.

LiterataRoja dijo...

se q es una frase vieja, pero lo importante es q el llorar por haber perdido el cielo no nos impida ver las estrellas

-aLBa- dijo...

El camino es largo y dificil. Pero la satisfaccion de llegar al final es muy reconfortante. Luego miraras hacia atras y veras como empequeñecen las cuestas arriba.

Toma esas medicinas. Y no te rindas.

Otra vieja frase: Lo que no nos mata, nos hace mas fuertes.

Meret dijo...

Hola Fran...
Hay etapas en la vida muy duras y cuestan atravesarlas, pero con tesón y persistencia todo se lleva.

La sinceridad de tus textos me encantan y esa cálides de tus letras.

Besos, Fran.

PD;) No decaigas, que vales mucho.

Rompeolas dijo...

Me sigo pasando, pero apenas tengo tiempo, con la marcha de la facultad, autoescuela, y mi gente.. me queda poco, poquito. Pero siempre que paso me haces reflexionar molto, y me gusta.
A mi de vez en cuando, el cuerpo, la mente, me piden un cambio.. muchas veces mandaria muchas cosas al vacio, me iria a otro sitio, empezaria de nuevo.. pero luego veo lo que pierdo, lo que tengo, y me quedo, a pesar de todo, me lo quedo.

Un abrazo, gracias por tus comentarios, se agradecen mucho!

Vic dijo...

A veces es una cuesta, otras una pared tiesa Lo importante es poder verla atrás en algún momento