¿Dónde has entrado?

Acabas de entrar a un extraño mundo, donde el discernimiento humano escribe con una extraña pluma. Mi teclado es rodeado por mi locura en un extraño halo que no puedo alcanzar a definir y cuando se mezcla con algunos profundos sentimientos... da este blog como resultado.

lunes, 19 de mayo de 2008

Cambios aproximándose



Despiadadas arpías mutan en bellas princesas. Hermosas misses se transforman en monstruos escondidos en cuevas. Jeques árabes adinerados piden dinero frente a una catedral cristiana para no vender sus yates recubiertos de diamantes. El filósofo que un día conocí se dejó la moral olvidada en el sucio rincón de las frases escondidas en el jarrón de porcelana dictatorial china.

No tengo tiempo ni para pensar y pienso. Mil y una responsabilidades me atan y yo paso de ellas porque las estrellas brillan para mí pero no por mí.

Gente pasa por mi vida como ríos de tinta de una fotocopiadora de universidad. Muchas me dejan huella y después desaparecen haciendo indeleble la pisada en mi corazón. Caen irremediable y dolorosamente en el en el diván lleno de polvo de los recuerdos olvidados en un día a día fulgurante y que vuelven a la mente al abrazar una almohada mullida pero sin sentimientos.

Voy conociendo nombres de aquellos que el año que viene no estarán, estoy recordando otros que en años pasados estuvieron.

Nada es para siempre. Sólo la utopía vital por la que lucho día a día me hace buscar esos pequeños trozos de mundo que sean tan míos que nunca me harte de que lo sean.

Hace dos años todo era distinto. Afronté aventuras sin ataduras. Ahora hay ataduras, pero aún así hay que afrontar la aventura. Hay que andar para adelante, como andan otros, sin pararse, sin complejos y mirando muy bien lo que no está tan lejos.

Quizás sea hora de volver sin acabar lo que empecé, quizás no. Eso aún no lo sé y debería. Maldito tiempo que pasa incesante, goteando segundos, chorreando minutos, horas, días, meses, años, decenios... hacia el abismo.

4 comentarios:

Silvia dijo...

Qué bueno eso que me has escrito.
Y sí...esta vida es tan efímera que no sólo algunas personas acaban perdiendose en el diván del olvido,sino nosotros mismos nos dejamos olvidar.
Lo peor es que no podemos hacer nada contra el tiempo.Es el mayor enemigo del hombre y lo que más condiciona su vida.Pero no podemos huir de el,tenemos que saber como afrontarlo...
Saludos.

Metis dijo...

tu pararias el tiempo??

yo lo adelantaria para que corriera mas deprisa.

si las estrellas brillan para ti no tienes ya nada de que quejarse, las mias solo se esconden al oir mi nombre.

-aLBa- dijo...

aunque no me pase tan a menudo por tu blog, sigue gustandome igual que antes.

nunca me deja indiferente.


un beso

LOOLA dijo...

Un paso adelante, poco a poco. Son momentos. Sé valiente, paisano. Nos vemos en julio.

Besos brujos!