¿Dónde has entrado?

Acabas de entrar a un extraño mundo, donde el discernimiento humano escribe con una extraña pluma. Mi teclado es rodeado por mi locura en un extraño halo que no puedo alcanzar a definir y cuando se mezcla con algunos profundos sentimientos... da este blog como resultado.

jueves, 30 de agosto de 2007

Amargura

El sonido amargo del teclado de mi ordenador contrasta con el silencio, con el profundo silencio que hay atado a mi cuerpo, a mi ser. Ojos tristes, y no sólo ellos. Ellos sólo son el triste reflejo de la triste tristeza que hoy irradio, poseo y tengo.

Puertas, ventanas y paredes que se irguen en altas murallas con diminutos agujeros por los que escapar que cada vez se empequeñecen más y más. Personas que se alejan poco a poco por la gran vía sin mirar hacia atrás, sin mirarme. Sensaciones que no sé porqué, llegan a mí. No hay razón, no hay razones, sólo hay tristeza, sólo existe ese dolorido sentir cada vez más profundo que espero poder estirpar sin cicatriz alguna dejar.

Luna llena, lobos que aullan, mis lobos, aquellos que creía amaestrados en mi interior, calmados, pero su naturaleza les hace aullar y quebrantar mi ser en pedazos más y más chicos cual botella de cristal estampada contra el suelo en un momento de sentimental borrachera. Y es que no hay ninguna bebida alcoholica con más graduación que la tristeza en conjunción con la más sutil de las locuras destiladas en el polígono industrial de la amargura.

6 comentarios:

Rompeolas dijo...

Yo a veces tengo sentimientos parejos a los de tu texto, son etapas pasajeras, como todo
Yo siempre he pensado, que para conocer la dicha, hay que pasar por la desdicha, y viceversa. Algo así, como que para valorar las cosas, y ser más feliz, hay que tener momentos de infelicidad y amargura. Ánimo, todo pasa, todo llega.

Gracias por tus palabras, un abrazo!

F.A. dijo...

"No seas demasiado dulce, te tragarán.
No seas demasiado amargo, te escupirán"
Proverbio chino.
Me temo que en cierto grado disfrutas de tu amargura, de tu melancolía, ten cuidado. te lo digo con cariño.
Un abrazote y si los necesitas, muchos ánimos (es que no sé si te pasará como a mí que no siempre lo que escribimos es la realidad, entonces no sé si estás así o sólo te gusta parecerlo)

Fran dijo...

La amargura es una cosa de la que creo que nunca se puede disfrutar. La mayoría de las veces lo que escribo es mi realidad, la forma en la que yo la percibo, y la echo en este blog en forma de literatura como válvula de escape de mis propios sentimientos encriptados por las palabras de aladas de mi pluma cibernética.

Muchas gracias a vosotros.

eme dijo...

Luna llena, lobos que aullan, mis lobos, aquellos que creía amaestrados en mi interior, calmados, pero su naturaleza les hace aullar y quebrantar mi ser en pedazos más y más chicos cual botella de cristal estampada contra el suelo en un momento de sentimental borrachera. Y es que no hay ninguna bebida alcoholica con más graduación que la tristeza en conjunción con la más sutil de las locuras destiladas en el polígono industrial de la amargura.

increíble párrafo, totalmente cierto y muy útil para mí en estos momentos.

-aLBa- dijo...

Me he pasado por este blog despues de que postearas en el mio (Lo 5e primera).

Grata sorpresa. Tu blog me ha encantado.

Besets

desconocida dijo...

Millones de veces me he sentido así, con solo un único pensamiento en la cabeza, con un solo sentimiento en el corazón. La tristeza, que tanto se acomoda en nuestro ser, egoista y frío que no cesa de molestar...esa tristeza.

Saludos silenciosos!