¿Dónde has entrado?

Acabas de entrar a un extraño mundo, donde el discernimiento humano escribe con una extraña pluma. Mi teclado es rodeado por mi locura en un extraño halo que no puedo alcanzar a definir y cuando se mezcla con algunos profundos sentimientos... da este blog como resultado.

martes, 14 de agosto de 2007

Salté


Salté a esa piscina, sin miedo. No sabía si estaba llena o vacía, pero salté. No sabía si era profunda o no, pero salté. No sabía si quería de verdad saltar, pero salté. No sabía si era en realidad un charco o la extensa mar océana y aún así salté.

Me gustaría haber mirado abajo o arriba pero un cortina rodeaba mi ser, mi existencia. Era mi deber saltar, ultimar ese plan que me permitiera zafarme de una realidad que me atenazaba con oscuros y solitarios pensamientos.


Salté y noté el agua a mi alrededor. En lo que parecieron segundos el agua de positivismo que hacia tiempo que no me rodeaba lo hizo y aunque aún noto partes de mí resecas y tristes no es nada comparado con aquello, con todo aquello que hubo antes de ese salto a lo desconocido.


Huí sin saber muy bien a donde ni porqué y me salió bien. Renació aquella parte de mi que se había agazapado en un pequeño rincón de la existencia humana, que se había escondido detrás de un molécula de aire.


No sabía que debía empezar a contar en años lo que ahora tengo y me ha hecho cambiar. Pero he de seguir luchando para que llegue un día que el agua de esa piscina recubra mi sincero ser en un completo nudismo existencial.

4 comentarios:

Rompeolas dijo...

Muchas gracias Fran. Siempre son agradables las palabras ajenas, de los ojos que te miran desde el otro lado y no silencian las teclas. Acabo de entrar en tu blog, y apenas he hechado una ojeada.. pero pienso profundizarlo más, porque promete cosas.


Un abrazo, gracias por pasarte!

Meret dijo...

Me alegro de que esos saltos hayan sido para bien...

Sigue saltando...lo haces de maravilla.

Besitos, Fran.


PD;)Me encantan tus reflexiones.

juanjo ruiz dijo...

este texto, me ha hecho pensar, a veces me sucede lo que describes en él. Pero otras veces también aparece esa "parte de mi que se había agazapado en un pequeño rincón de la existencia humana, que se había escondido detrás de un molécula de aire".
Supongo que de todo habrá que aprender , de lo bueno y de lo menos bueno.

me sigo pasando...

abrazos y felicidad.

Salitre dijo...

Me has dejado sin palabras...si, muy buen post. Enhorabuena por haber saltado, muchas veces hay que dejar la mochila de los miedos en el suelo para descargar el peso y poder seguir caminando...en este caso saltando.

Besitos de agua!!