¿Dónde has entrado?

Acabas de entrar a un extraño mundo, donde el discernimiento humano escribe con una extraña pluma. Mi teclado es rodeado por mi locura en un extraño halo que no puedo alcanzar a definir y cuando se mezcla con algunos profundos sentimientos... da este blog como resultado.

lunes, 3 de mayo de 2010

Océanos incompletos


Sentir como llega el océano a llenar toda la habitación en la que vivo. Verme buceando casi inerte en el espacio en que solía vivir. La música hay veces que viola mi alma y otras veces es el silencio... Me acompañan pero de aquella manera tan sumamente especial que les caracteriza.

Empiezo a escribir, y lo hago por necesidad. Los de mi alrededor no me leen, en realidad tampoco quiero, pero a la misma vez me entristece que no lo hagan, que no quieran llegar a conocer mi lado oscuro. ¿Tienen miedo? ¿De qué? ¿De un ser que a veces no resiste las cargas existenciales aplicadas en un nudo, el nudo de la garganta? Yo no soy este ser y sí lo soy. Quizás sea una especie de esquizofrenia que se niega a ser tratada por el orgullo leonado de mi ser.

En realidad mi problema es que no me hago las preguntas exactas. En realidad no tienen miedo de conocerme, es que no les interesa. Pero es tan triste... que no me gusta.

No me gusta hablar mal de los demás, sobretodo habiendo excepciones a esa regla. Pero no me gusta verme en un mundo que me hace subdividirme en otros muchos mundos... y cuando llega el momento de hablar de mí la gente huye espantada por una complejidad demasiado dura para un ser que hasta entonces sonreía. Todos saben cual es mi problema, yo mismo lo sé, pero que no me hablen demasiado de lo que tienen y yo no porque quizás puede ponerme a llorar y claro, en ese momento, habrán de correr.

Mi habitación cada vez está más húmeda. ¿Es la lluvia? No, son las lágrimas. Caen dispuestas al suicidio por mí, para que cuando cese el llanto pueda hayarme un tanto mejor. Aunque lo que no saben es que fue en vano...

De todas maneras gracias a las excepciones por hacerme sentir que mis lágrimas, de esta época sensible mía, no son lágrimas de locura sino de vida... y que, por ende, el suicidio de las gotitas de agua salada por mí creadas quizás cumplen una secreta misión en la búsqueda de lo que no se tiene y se ansía... En la búsqueda del incompleto océano de la felicidad.

3 comentarios:

Isabel dijo...

Mi color preferido es el azul, pero el océano no termina de gustarme...ni al aire libre, ni en mi habitación.

Por eso pinté con pintura de dedos de color azul por toda la pared de mi cuarto muchas manos, para que cada vez que llegue el océano, las manos le echen de mi habitación de un tortazo. Pafuera leche, que ya tengo suficiente con el agua que cae fuera de mi habitación.

besitooo

MeTis dijo...

no nos leen porque somos un prototipo ya plantado, el mismo que hemos hecho creer nosotros mismos, el que hemos sembrado a nuestro alrededor. Y cuando nos revelamos y queremos mostrarnos de otra forma, la oculta, no somos capaces de hacer creer que el arbol, el nuestro, tiene muchas ramas y puede que hasta injertos.

Pero nos lo hemos buscado nosotros mismos. No existe la amistad, siempre lo he dicho, solo estamos juntos por complaciencia y por necesidad, pero solo lo necesario, lo demas no importa, entonces ¿porque querer conocer verdaderamente al de al lado si puede que de esa otra personalidad no nos interese a nuestros propositos?

en fin, ni caso, yo ya me entiendo.

un abrazo.

enry dijo...

Buen dia amigo... sabes te escucho muy lastimado aun...que a pasado? la vida es bella y esta rodeada de gente que te quiere quisa no lo has visto...quiza estes todavia con esa venda en los ojos y no te percates de eso... pero creeme es bueno llorar aveces para limpiar tu alma pero sacar todo eso y renovarte pensar distinto amigo... Suerte y aqui siempre estare pendiente de tus letras y sentimientos...un fuerte abrazo-.