¿Dónde has entrado?

Acabas de entrar a un extraño mundo, donde el discernimiento humano escribe con una extraña pluma. Mi teclado es rodeado por mi locura en un extraño halo que no puedo alcanzar a definir y cuando se mezcla con algunos profundos sentimientos... da este blog como resultado.

miércoles, 19 de mayo de 2010

Ríos de pinta

Las ratas se marchan ya en pos de ríos de sangre que chupar. Chirriaron con sus hocicos como suenan los goznes de una puerta anciana. Su sonido era el peso sobre mis tímpanos de lo que tengo y de lo que no. No quiero lo que tengo y quiero lo que no tengo. No me autocompadezco de mí mismo. Nunca sirvió para nada. Pero todos los días me despierto en el mismo lugar con la canción de una arquitectura racional cayendo al suelo de las ruinas más pesadas.

De repente empiezas a odiar las escuelas pues en ellas están los únicos seres realmente felices de este mundo. Es feliz el necio, y semifeliz el que se lo hace. Porque la ignorancia es una grado más en el deconstructivismo absurdo actual.

La historia interminable sí acababa. Sí se distingue el cuadro blanco sobre fondo blanco. Nadie vive ya en la Casa de la Cascada, ni en la Casa Farnsworth, ni en la Ville Savoye. Nadie sabe exactamente qué hay detrás del fin.

Cambio, me cambian, me cambio. Y aunque puedas ver la misma cara que hace un año sólo sabrás que estoy detrás. Porque todo puede haber cambiado. Puede que sí, puede que no. La búsqueda de los seres que nos rodean todos los días es la más difícil. Nunca sabes lo que piensan, nunca sabes lo que sienten, nunca sabes si se ríen cuando giras la cabeza.

Contradicciones absurdas como un samba alemana o una sardana portuguesa. Sinsentidos terroristas del amor inexistente de la nochevieja del año 88 cuando aún no existía. Corazones que necesitan un motor a gasolina.

Rabia. Mucha rabia. Querer gritar y no poder hacerlo. La vida urbana es un vasallaje encubierto al asfalto, al hormigón y a los ladrillos de gomaespuma compresible para que los bebés que aún no saben como funciona esto puedan llegar a ver que el diez no existe.

Borrachera insoportable de sobriedad.

Los padres no existen... son los reyes...

4 comentarios:

Isabel dijo...

La vida es injusta: quien yo quiero no me quiere y quien me quiere, no me gusta....

Frase fácilmente aplicable a muchos de nosotros. Por no decir a todos!

Una historia, sólo por el hecho de ser una historio, será siempre interminable. Aunque te pinten un final, siempre podrás ir durante la noche con unos cuantos bolígrafos para seguir escribiéndola. O quién sabe, a lo mejor se va escribiendo sola mientras duermes.

Quiero ir a Moscú y a San Petersburgo.

Quiero tantas cosas...aunque no estaría mal empezar por arreglar el freno delantero de mi bici..

Besos de mañana que enseguida van a ser de tarde!

enry dijo...

SABES ME GUSTA LO QUE ESCRIBES Y TIENE UN TOQUE DE RECLAMO POR QUE LA VIDA ES INJUSTA PERO CIELO HAY QUE PONERSE A VIVIR SOLAMENTE A VIVIR Y DEJAR ATRAS TODO CUANTO NOS HICIERON CREER, LA VIDA NO SIEMPRE ES COLOR DE ROSA, QUIEN NO QUISIERA VIVIR EN UN MUNDO PERFECTO!, sobrevivir en este mundo es lo que mejor debemos hacer, ´pero siempre es bueno tener iluciones, y pensar que cosas buenas vendran!...saludos!

MeTis dijo...

y lo que nos queda por aprender sobre las injusticias. Y lo sufriremos en carne viva, que es lo malo. Hasta desangrarnos pero sin expirar.

un abrazo.

Diego Felipe García Chishko dijo...

Que buena foto con la que empiezas el escrito. Aquella ciudad es hermosísima. Yo tuve la oportunidad de conocerla y quedé impactado. Con decirte que mi sueño es vivir muchos años en ella.

Tu escrito me pareció algo difícil de comprender, sin embargo, logró captar la atención de mis ojos, y ellos intuyeron un mensaje nostálgico.

http://literaturacolomborusa.blogspot.com/