¿Dónde has entrado?

Acabas de entrar a un extraño mundo, donde el discernimiento humano escribe con una extraña pluma. Mi teclado es rodeado por mi locura en un extraño halo que no puedo alcanzar a definir y cuando se mezcla con algunos profundos sentimientos... da este blog como resultado.

sábado, 12 de mayo de 2007

Divagaciones sin fruto


Mi cabeza se confunde. Mi cabeza deriva a través de uno y mil mares de infructuosos pensamientos mientras miro la vida pasar postrado en una cama, aburrido, inactivo, zombie... Y al pensarlo me arrepiento. Pero sentirlo no basta. Los músculos de la vida se atrofian, ya no funcionan. Se me olvida vivir, se me olvida ser feliz, se me olvida no vivir de rentas, se me olvida darme a cada paso, se me olvida lo que quiero en un futuro y cada día quiero una cosa. O mejor dicho, quizá es que nunca he sabido. ¿Por qué es tan difícil tener las cosas claras? ¿Por qué es tan complicado hablar de corazón?

Un extenso mar azul se extiende delante de mí. Grande, muy grande. Pero yo me mantengo sentado en la cómoda arena de la playa. Pero ya quema y aún no tengo construido ni la mitad del barco que me permitirá cruzar ese océano magnánimo. Muchas personas me ayudan poco a poco a construirlo pero ahora una parálisis extraña se adueña de mí, me comprime el corazón y lo que llevo hecho empieza a ser embebido por las crecientes dunas y me duele. Pero soy incapaz de hacer nada. La nada se adueña de mí y sólo mis sentimientos siguen activos avisándome de que el "turn off" está muy cerca, acechando. Ya no sé si mi barco está aquí o muy lejos.

2 comentarios:

Meret dijo...

Creo, que tu barco siempre está cerca de ti...

Sólo tienes que aprender a navegar... eso si despacio sin prisas...

Te noto triste, pero sigues escribiendo igual de bonito.

Besos.

F.A. dijo...

Prueba a atravesar el océano a nado, a lo mejor no es tan extenso como tú piensas.