¿Dónde has entrado?

Acabas de entrar a un extraño mundo, donde el discernimiento humano escribe con una extraña pluma. Mi teclado es rodeado por mi locura en un extraño halo que no puedo alcanzar a definir y cuando se mezcla con algunos profundos sentimientos... da este blog como resultado.

martes, 22 de mayo de 2007

El baile del miedo y la locura




Tenuemente se levanta mi almohada. Amanece un nuevo día entre físicas verdades e hipócritas pensamientos. Me gusta susurrarle al viento mil locuras aunque haya gente que se empeñe en recordarme que estoy loco, que digo cosas sin pies ni cabeza, que nunca nada llegará a buen puerto. Pero esas personas no conocen más que una máscara tras la que se esconde la playa de la que partió la locura que al viento tiro y muchos otros de mis infinitos yos que en conjunto me definen como este ser informe y confuso que puebla el mundo en un vano intento de cambiarlo.


Nadie entendió esa lágrima, nadie entendió esa nota discordante con la música que de normal se oye y escucha. Pero no me preocupa y sí al mismo tiempo. El allí y el aquí nunca tuvieron nombres y apellidos tan claros como ahora.


Me encantaría poder gritar al viento mis reales locuras, las verdaderas ideas que recorren mi ser, lo que de verdad supone ser quién soy y como soy en el mundo de hoy. Pero ahora mismo me conformo con susurros, susurros claros eso sí pero recubiertos del miedo a que traspasen fronteras para las que aún no estoy preparado.


El miedo jugaba con una maraña de ideas, que a veces abrazaba locamente en su ahínco por no soltarlas, otras veces se desvanecía cansado, muy cansado, y las soltaba cuando ya ni existía. Fue buen perro guardián pero me gustaría que desapareciera, que se encaminara hacia el suicidio voluntario o hacia el patíbulo obligado por algún tipo de oculta y sabia razón. Pero aún no, ahí sigue.


Pero en ocasiones el miedo no desaparece sino que hace una apuesta con la locura que ha tomado a las ideas como cuerpo. Y de repente, justo cuando se va a desarrollar la apuesta, el miedo y la locura toman cuerpos humanos y apuestan un baile, un baile sincero en el que al acabar el que peor haya bailado lo debe confesar. Y casi siempre es el patoso miedo quien baila peor pues el desparpajo de la locura no tiene parangón.

7 comentarios:

Oski dijo...

El miedo es a veces el virus más mortal para las personas. Hace que no queramos destaparnos ni sacar la cabeza de las mantas por miedo quizás a un futuro gris o alejado de nuestros sueños.

Pero todo eso se acaba superando poco a poco, con dosis de locura transitoria y abrazos al por mayor.

¡Un saludo!

METIS dijo...

pero a veces es mejor ser miedoso que no loco... aunque se den la mano cada uno tira por su lado.

saludos

Clarice Baricco dijo...

El miedo continuo que se transforma en un cuerpo de letras.

Saludos

ybris dijo...

Sin temor al miedo habrá que seguir buceando en nuestras propias locuras.
La vida se empeña en recordárnoslo.

Gracias por tu visita.

Abrazos.

Mehreen dijo...

Acabo de descubrir tu blog, y sé que volveré. Como tú, soy víctima del miedo.. me siento muy identificada con muchas de esas frases que dejas caer supongo que para desahogarte, para liberar tus temores.. como hacemos todos.
Me identifico especialmente con lo que cuentas el 24 de Enero.. dices "Quizá algún día me atreva a cambiar mi mundo, a gritar todo aquello que llevo tan adentro, a desnudar mi ser inteligible a los demás. Quizá algún día lo haga pero antes deberé haber perdido muchos miedos que me recorren por dentro". Yo también espero ese día.. y sé que sólo depende de mí.

Gracas por tu visita y esas palabras que me has dejado.Un besote.

Meret dijo...

El miedo es algo que todos llevamos...pero hay que superarlo.

Un buen texto...
Me ha encantado.

Saludos.

Naxhi dijo...

Oye Fran, casual y causalmente he dado con tu bitácora y me agrada realmente, es decir, me siento a gusto en este sitio. Así que seguramente no será esta la única vez que deambule por aquí para escuchar las locas palabras de quien reconoce y admite con miedo y se atreve a expresar lo que siente y piensa. Sí, yo creo que la locura bien encausada, es extra-ordinaria, considerada como inusual, y nos mueve a hacer cosas igual de extraordinarias.

Bueno, saludos desde la nada mexicana!